8.5.11

A las madres de todos los siglos


Desperté molesta, un cólico fuera de hora, extraño, pequeño cólico fuera de hora. Despacito salgo de la cama, bien despacito. Voy al baño. Unas gotas de sangre mancha mis piernas.
Fausto! Fausto! Alguna cosa errada conmigo. Estoy sangrando.
En instantes, estaba en el coche en dirección a la maternidad. Marinero, de primera viaje suele ser así.
- Nada. Vuelve y venga cuando las contracciones estén a cada media hora, dijo el doctor. Por ahora. Dilatación zero.
- Qué locura es esta? Cuando los dolores tuvieren a cada media hora? Oiste esto? Pero, por donde va salir este bebe? Es demasiado grande . Sou Chica. Solamente tengo barriga. Por donde anda Dr. Botelho? Èl me dijo, que seguro seria uma cesariana, por las dimensões del bebe. Nunca seria parto normal.
- Está para la hacienda. Vuelve domingo y hoy es sábado. Hoy casa mi hermano. Vamos a su boda. Pues este bebe no va nascer tan temprano. No viste lo que dijo el médico de guardia?
- No puedo creer.
- Vá a la peluquería. Arréglate linda. Ponte el vestido charmoso. Vamos nos divertir.
A las 7pm regresé a la maternidad. Llena de dolor fui para el pré –parto.
Entre cólicos e cólicos, suave, fuertes, desperté motivada por la voz que me decía: abre los ojos. Todo ya pasó.
Medio dormida pregunté: es Marcello? Adormecí en un sueno profundo hasta la mañana siguiente.
Antes que hiciera un año llegó Eduardo, siete meses, mil cuidados, sustos e sustos.
Mágicamente sucedieron las primeras palabras, mãee! Paloma! Fiebres, resfriados, los famosos dolores abdominales que dilaceran nuestros sentimientos. Primeros pasos, o murito - manitos ansiosas de felicidad, primero día de aula, primeros besos en la namoradinha de la escuela, primeras desilusiones, primeras vitorias.
En una espiral, en todos os rincones del mundo millones de madres repiten el mismo ciclo de la vida. Dulces, tiernas, duras, exigentes, dedicadas, despreocupadas como sean – portales de entrada de los seres humanos, que salen en busca de la realización de sus sueños.
Pero, ese día en especial quiero dedicarle a la madre cubana, que transpuso el umbral de todas las dificultades, firmes luchan contra el bloqueo, batallan en el día a día por la libertad de los cinco hermanos presos injustamente en los EUA, sin doblegarse.
A todos ellas mi amor sincero, compañero, revolucionario dispuesta siempre a estar juntas en la consolidación de esta hermosa revolución.

3 comentários:

Simone disse...

Lindo demais!!!Bjs

Sol Maior Comunicação disse...

Impressionante como visualizo cada uma de suas palavras, Marília. Parabéns pelo Día de las madres. Vivi esse dia em Cuba com minha mãe, imersas em montanhas de flores, elas estavam em todas as ruas, em todas as esquinas, impressionante.
Acho que em Cuba presenteia-se com flores mais do que em qualquer outro lugar!
beijos

mariela disse...

Muy lindo, gracias querida.

Arquivo do blog