16.10.11

Tristeza




No hay recuerdos
detrás de esta tristeza,
ni echo de menos nada.
No nació del vino
ni el rasgueo
de cierta mandolina
acompañando un fado.
Es solo una tristeza
sin origen.
¿Tendrá razón Van Hemesen?
¿Existirá una piedra
de la melancolia?

Waldo leyva

Nenhum comentário:

Arquivo do blog